Amazon.com: Pegatina con el logo de Batman, producto con licencia de DC  Comics: Toys & Games

Superbat, el increible murciélago volador.

Según este artículo el virus CoVID 19 procede de un murciélago, de la provincia de Yunan, para ser exactos, distante unos 900 km de Wuhan, el foco de la pandemia. Para que nos hagamos una idea el murciélago tuvo que cubrir la distancia Madrid-París para después saltar a otro animal huésped (el famoso pangolín, que de momento no se ha encontrado), recombinarse e infectar a unos chinos que pasaban por alli.

El artículo está sacado de este curioso estudio, que pretende demostrar que el virus lleva suelto por ahí desde 1950…sin contagiar a nadie. El principal autor de el estudio es Maciej F. Boni, que casualmente está financiado por la Bill and Melinda Gates Foundation y por la Universidad John Hopkins…el mundo es un pañuelo.

Como es natural se trata de una simulación matemática ya que no han sido capaces de encontrar un vínculo real con lo que cuentan. Nos puede extrañar tanto interés en buscar un origen remoto a este virus. En el estudio cuentan lo siguiente:

“El hecho de que estén geográficamente relativamente distantes está de acuerdo con su TMRCA (Time to the Most Recent Common Ancestor)  algo distante, porque la estructura espacial sugiere que la migración entre sus ubicaciones puede ser poco común. Desde esta perspectiva, puede ser útil realizar una vigilancia de virus más estrechamente relacionados con el SARS-CoV-2 a lo largo del gradiente de Yunnan a Hubei.”

Ya…pero resulta que eso ya se había hecho.

En Febrero al poco de tomar carrerilla la pandemia una pareja de inocentes investigadores chinos publicaron un informe en la que se extrañaban de la teoría del super murciélago.

“Los murciélagos que llevaban CoV ZC45 se encontraron originalmente en la provincia de Yunnan o Zhejiang, ambos a más de 900 kilómetros del mercado de mariscos” decían.

“La probabilidad de que un murciélago volara al mercado. Según informes municipales y testimonios de 31 vecinos y 28 visitantes, el murciélago nunca fue una fuente de alimento en la ciudad, y no se intercambió ningún murciélago en el mercado. Hubo una posible recombinación natural o huésped intermedio del coronavirus, sin embargo, se han reportado pocas pruebas”

“¿Había alguna otra vía posible?” se preguntaban los bienintencionados científicos.

“Examinamos el área alrededor del mercado de mariscos e identificamos dos laboratorios que realizan investigaciones sobre el coronavirus de murciélagos. A 280 metros del mercado, está el Centro de Wuhan para el Control y la Prevención de Enfermedades (WHCDC) (Figura 1, de los mapas de Baidu y Google). WHCDC aloja animales en laboratorios con fines de investigación, uno de los cuales estaba especializado en la recolección e identificación de patógenos. En uno de sus estudios, 155 murciélagos, incluido Rhinolophus affinis (Murciélago de Herradura), fueron capturados en la provincia de Hubei. y otros 450 murciélagos fueron capturados en la provincia de Zhejiang.”

O sea, si se habían recolectado en Hubei sin haber trazas del virus.

“El segundo laboratorio está a unos 12 kilómetros del mercado de mariscos y pertenece al
Instituto de Virología de Wuhan, Academia China de Ciencias. Este laboratorio
informó que los murciélagos de herradura chinos eran reservorios naturales de la enfermedad aguda aguda coronavirus del síndrome respiratorio (SARS-CoV) que causó la pandemia de 2002-3. El investigador principal participó en un proyecto que generó un virus quimérico utilizando el sistema de genética inversa SARS-CoV, e informó el potencial para generar una emergencia en humanos. Una conclusión directa es que el SARS-CoV o su derivado podría haberse escapado del laboratorio.

Para entendernos, un virus quimérico es uno creado artificialmente y el método de “genética inversa” permite dirigir las mutaciones para conseguir virus potenciados artificialmente (virus enhancement) para mejorar su capacidad de infección. Práctica limitada en EEUU y Europa por los riesgos biológicos que conlleva.

Los inocentes investigadores recomendaban mejorar las medidas de bioseguridad de las instalaciones.

Eso hizo saltar las alarmas de los periódicos occidentales, que al preguntar a los pobres investigadores, recibieron una retractación, diciendo que se habían equivocado, influidos por lo que habían leído en la prensa. Sin duda otra desdichada equivocación….o quizá habían recibido alguna visita de amables funcionarios chinos.

Afortunadamente el papel quedó hospedado en varios servidores de internet donde aun se puede leer.

En este artículo de la revista Nature de 2.017, leemos que en toda China solo hay un laboratorio de virología de Nivel 4, que casualmente está en Wuhan. Sin embargo pese a que los chinos se comen cosas raras en cualquiera de las 687 ciudades del país, le ha tocado a Wuhan ser el foco de una de las peores “pandemias” del siglo. ¿Que probabilidades existen de que un virus contagioso de un murciélago u otro bichejo, salga de la misma ciudad que cuenta con dicho único laboratorio? las probabilidades de que saliese de cualquier otra ciudad son, 1/686.

En la ruleta, que no es precisamente un juego con muchas probabilidades de hacernos ricos, la probabilidad es de 1/37. Ya es mala pata que con una probabilidad 18 veces menor que la ruleta le haya tocado a Wuhan la china…nunca mejor dicho.

¿Es posible que la presencia de un laboratorio dedicado a la investigación de coronavirus, haya aumentado las probabilidades? El artículo del 2017 menciona;

“La Academia de Ciencias de China aprobó la construcción de un laboratorio BSL-4 en 2003, y la epidemia de SARS (síndrome respiratorio agudo severo) casi al mismo tiempo dio impulso al proyecto. El laboratorio fue diseñado y construido con asistencia francesa como parte de un acuerdo cooperativo de 2004 sobre la prevención y el control de enfermedades infecciosas emergentes. Pero la complejidad del proyecto, la falta de experiencia de China, la dificultad para mantener la financiación y los largos procedimientos de aprobación del gobierno significaron que la construcción no se terminó hasta finales de 2014..”

O sea, que cuando tenemos el bicho suelto solo llevaban 5 años funcionando. Si relacionamos las probabilidades de que ese suceso desgraciado se produzca en una ventana temporal tan reducida, las probabilidades son aún más sorprendentes.

¿Las duras medidas del gobierno Chino quizá tuviesen relación con la sospecha de que este virus se les hubiese escapado del laboratorio? La opacidad informativa, bloqueo de entrada a periodistas, confinamiento estricto, pese a ser habituales en China, no dejan de ser significativos.

Otra desdichada coincidencia es que, pese a que aparentemente, sus medidas restrictivas funcionaron muy bien a nivel nacional, dejasen salir sin ningún problema a personas contagiadas al resto de países. Por señalar una cosa extraña, la pareja que llevó el virus a Italia salió de China el día antes del bloqueo.

Es difícil entender cómo el flujo internacional de Wuhan, que tiene que ser obviamente inferior al flujo de gente con el resto de China, no haya llevado a una infección generalizada en todas las provincias, como estamos viendo en todos los países. Otra inexplicable desdichada coincidencia.

El artículo de Nature también menciona:

“Los planes futuros incluyen estudiar el patógeno que causa el SARS (Síndrome Agudo Respiratorio Severo), que tampoco requiere un laboratorio BSL-4, antes de pasar al Ébola y al virus Lassa de África Occidental, que sí lo hacen.”

El SARS es cualquier tipo de gripe que cause problemas respiratorios.

Hablando de Ébola, el 31 de Marzo de 2019, la agencia de salud de Canadá expulsó a unos investigadores chinos por enviar muestras de ébola y otros patógenos al laboratorio de Wuhan, sin la debida autorización desde el Laboratorio Nacional de Microbiología (NML) de Winnipeg (Canadá) . Un pitote que ha llevado una cola diplomática importante.

“Dos meses después de ese envío, el 24 de mayo, la Agencia de Salud Pública de Canadá (PHAC) remitió un “asunto administrativo” a la RCMP (Policía Montada), que llevó a la expulsión de dos científicos de investigación chinos, Xiangguo Qiu y Keding Cheng, y varios estudiantes internacionales en julio.” .

La cosa se complicó al ir progresando las investigaciones de la Policía montada, esa de casacas rojas y divertidos sombreros.

No hay parece que el envío llevase coronavirus de ningún tipo, pero no deja de ser extraño que estos científicos chinos fuesen expulsados de un centro de nivel 4 por mandar muestras a Wuhan (en un avión de línea regular). Los motivos de la expulsión, fuesen por negligencia, transferencia de información (espionaje) o mala praxis, no dejan de ser otra desdichada coincidencia.

En este interesante artículo del Instituto Español de Estudios Estratégicos ponen de relieve varias desgraciadas coincidencias, en las que investigadores chinos han estado involucrados en temas de espionaje recientemente y con graves negligencias en temas de seguridad biológica.

Entre otras de las curiosas coincidencias que señala el documento del IEEE está el de la presencia de proteínas del retrovirus del SIDA en el genoma del COVID 19, responsables justamente de su capacidad infectiva. Hablando llanamente, una manipulación genética intencionada. El estudio realizado por unos indios que ponía el punto de atención en la similitud entre el CoVID y el SIDA fue retirado por presiones de la OMS apoyándose en apresurados estudios que lo negaban.

Uno de los que contribuyó a eso es este: “No credible evidence supporting claims of the laboratory engineering of SARS-CoV-2” realizado el 20 de Febrero por el profesor chino Shan-Lu Liu pone de relieve sin mojarse mucho que:

“En nuestra opinión, actualmente no hay evidencia creíble que respalde la afirmación de que el SARS-CoV-2 se originó a partir de un CoV diseñado en laboratorio. Es más probable que el SARS-CoV-2 sea un CoV recombinante generado en la naturaleza entre un CoV de murciélago y otro coronavirus en un huésped animal intermedio. Se necesitan más estudios para explorar esta posibilidad y resolver el origen natural del SARS-CoV-2. Debemos enfatizar que, aunque el SARS-CoV-2 no muestra evidencia de origen de laboratorio, los virus con tan grandes amenazas para la salud pública deben ser manejados adecuadamente en el laboratorio y también debidamente regulados por la comunidad científica y los gobiernos”.

En otro estudio supuestamente refutatorio dicen:

“Nuestro estudio rechaza la hipótesis de emergencia como resultado de un evento de recombinación reciente. En particular, el nuevo coronavirus proporciona un nuevo linaje para casi la mitad de su genoma, sin relaciones genéticas estrechas con otros virus dentro del subgénero de sarbecovirus. Esta parte genómica comprende la mitad de la región de la espiga que codifica una proteína multifuncional responsable también de la entrada del virus en las células huésped. (Babcock et al., 2004Li et al., 2005b). Las características genéticas únicas de 2019-nCoV y su posible asociación con las características del virus y la virulencia en humanos aún no se han dilucidado”

O sea que lo refutan, pero no saben de donde sale…curiosa refutación.

En otras palabras, tampoco han podido determinar un origen natural. El problema es que falta un origen evolutivo claro. Es extraño que un virus “salte” de una especie a otra con mecanismos sofisticados de contagio, sin dejar un rastro de pasos intermedios. Estos informes en los que los autores se la coje con papel de fumar ha servido para negar “categóricamente” por parte de la prensa esa posibilidad.

Aquí un inciso, el extraño comportamiento de la prensa, que en otras circunstancias intentaría tirar del hilo he investigar esas posibilidades, resulta que hace todo lo contrario, ataca a aquellos que ponen en duda la versión “oficial”, versión que no concreta nada.

Pese a que los indios tuvieron retirarlo, el estudio llamó la atención del Premio Nobel Luc Montagnier, la mayor autoridad en SIDA cree que tiene relación y sospecha de que el virus haya podido ser manipulado en busca de una vacuna contra el VIH. La similitud entre ciertas partes de ambos genes puede ser la causa de que los pacientes con SIDA tengan una bajísima tasa de infección debido a los tratamientos. Pero no fue solo él. Unos científicos chinos también encontraron coincidencias con el VIH.

Otra de las extrañas coincidencias es este estudio llevado a cabo en 2015 Un grupo de coronavirus circulantes de murciélago similar al SARS muestra potencial para la emergencia humana. Entre los investigadores se encontraban 15 científicos norteamericanos de la Universidad de North Carolina y dos científicos chinos de Wuhan.

Uno de ellos, la doctora Zhengli es la subdirectora del laboratorio de Wuhan.

Shi dijo que las características genéticas de los virus con los que ha trabajado no coinciden con las del coronavirus que afecta a los humanos. En una publicación en las redes sociales, escribió: “Juraría por mi vida que la pandemia no tiene nada que ver con el laboratorio”.

Tras ese juramento gitano, digno de chiquito de la Calzada, la OMS y la comunidad científica respiraron tranquilos.

En otra entrevista con CGTN (TV China) durante el fin de semana, el director del Instituto de Virología de Wuhan, Wang Yanyi, dijo que la noción de que el virus escapó del laboratorio era “invención pura”.

El problema es que lo habían publicado. In 2014, Shi Zhengli collaborated on additional gain-of-function experiments led by Ralph S. Baric of the University of North Carolina. En estos experimentos detectaron que el nuevo virus era especialmente letal en los ratones envejecidos.

El último eslabón de esta preocupante cadena de trágicas desdichas es el estudio realizado por la viróloga china Li-Meng Yan que vuelve a poner de manifiesto que es un virus manipulado genéticamente. Desde luego hay un montón de científicos haciendo cola para tirar su reputación por los suelos, como lemmings con tal de salir en los periódicos…o no.

“Boni, el responsable de decir que el virus lleva 70 años suelto por ahí considera “improbable” también la hipótesis de la fuga de un laboratorio: “Si el virus hubiera escapado de un entorno de laboratorio, los primeros individuos afectados habrían sido los empleados del centro y sus familias”, comenta. “No vimos esto en los 44 casos originales de finales de diciembre de 2019”.

El problema es que ese razonamiento abre la puerta a que el virus no haya escapado, más bien que haya sido plantado intencionalmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s